Blog

Las vacaciones, tiempo de reflexión

Ya estamos con un pie (o los dos) en la playa, en el campo o de viaje. Desconectando de los quehaceres diarios y de las obligaciones que apenas nos dejan tiempo libre para pensar o reflexionar sobre qué hacer con nuestr@ hij@ con dificultades de aprendizaje.

Es posible -y habitual- que las notas hayan reconfirmado nuestras sospechas. También es habitual que el tutor nos haya comentado que nuestr@ hij@ necesita refuerzo, o que no se concentra en clase, es inmaduro o muy desorganizado. Puede que hayamos pasado el curso luchando para que hiciera los deberes cada tarde, para que estudiara lo suficiente antes de los exámenes, para que se organizara con sus tareas…

El caso es que las cosas no salieron todo lo bien que deberían y que nos encontramos (quizá un año más) con la frustración de unas notas que reflejan una situación que debemos enfrentar y de un(a) hij@ que no madura a la par que sus compañeros y parece no ser consciente de la situación.

Y es cierto que lo@s niñ@s que presentan dificultades de aprendizaje están, realmente, más inmaduros neurológicamente que lo que les correspondería por su edad cronológica. Pero eso no quiere decir que no sepan que les ocurre algo, que hay algo que no saben cómo manejar y que les sobrepasa.

Estos niñ@s sufren porque su comportamiento, su nivel de lectura y/o escritura, su letra o su capacidad de concentración no les permiten superar con tranquilidad lo que se les exige para su curso escolar. Suele pasar, además, que sus compañeros de clase no les aceptan bien y surgen conflictos o se sienten rechazados.

El resultado es que son constantemente reprendidos, sus esfuerzos pasan desapercibidos porque no dan resultados, tiene pocos amigos y -en muchos casos- los profesores les han tildado ya de vagos, desorganizados y quién sabe cuántas cosas más.

Mi propuesta de plan de acción para estas vacaciones es la siguiente:

  1. Aceptar que nuestr@ hij@ tiene una dificultad
  2. Mirarle con los ojos que miraríamos a cualquier ser querido que está pasando por una situación complicada, aunque nos cueste por su carácter retador y rebelde
  3. Acercarnos a él/ella este verano, intentando comprender cómo se siente y mostrándole nuestro apoyo, comprensión y -especialmente- nuestro amor incondicional
  4. Buscar un buen centro donde le evalúen, a la vuelta de vacaciones. Para poner en práctica un plan de trabajo que tenga como objetivo que nuestr@ hij@ consiga la madurez neurológica que le corresponde por edad.

Disfrutar en familia es la prioridad siempre, especialmente en vacaciones, que es cuando más tiempo tenemos para ello. Así que os deseo unas felices vacaciones, en las que disfrutéis mucho de vuestr@s hij@s y ell@s de vosotros.

¡¡¡Nos vemos a la vuelta!!!

1 Comment

  • Linux VPS mayo 7, 2016 - 9:26pm

    A las personas activas les cuesta mucho mas desconectar y debido a su caracter, el hecho de estar sin hacer nada durante sus vacaciones puede incluso crear cuadros de ansiedad y ser contraproducente para el objetivo deseado.