Blog

Historia de una estrellita que ya vive en el mar

Cuando me planteé hacer un blog, decidí que el primer artículo versaría sobre las “estrellitas” que ayudamos para que vuelvan al mar, al lugar de donde nunca debieron salir. Porque, en Creha, ésa es la única idea que nos guía: devolver a cada niño a su lugar, a la sociedad a la que pertenece, con sus compañeros de clase y con capacidad para superar los retos educativos y sociales que se le exigen.

Cierto es que no existen dos niños iguales. Como cierto es que este sistema educativo no contempla (en general) las diferencias. Pero cuando un niño está preparado (física y emocionalmente) para convivir en sociedad, para entender las demandas que le llegan y para responder con soltura al trabajo intelectual que se le exige, las cosas se vuelven mucho más fáciles.

Esta es la historia de la última estrellita que hemos ayudado a volver al mar. Una niña preciosa, dicharachera, movidita, muy curiosa y, eso sí, algo inmadura para su edad, 8 años.

Nuestra estrellita llegó a Creha hace ya unos meses, con sus ojos claros y bien despiertos pero en los que se leía la tristeza y donde descubrimos un punto de profunda frustración.

Elena (así la llamaremos) no era capaz de leer con una mínima soltura y, con ese escollo, el resto de su trabajo escolar se veía totalmente empañado. La escritura le resultaba tan tediosa que, prácticamente, ni lo intentaba. En fin, el fracaso escolar estaba servido. Y sus relaciones sociales fueron deteriorándose, hasta que sus compañeros (ante la diferencia que percibían y ante la impotencia de sus profesores) decidieron apartarla. Y Elena se apartó, sin comprender nada y cada vez más triste.

Desde entonces hasta ahora, hemos realizado un trabajo conjunto, sus padres, la medicina biológica y nosotros. En Creha ha llevado a cabo un plan de reorganización neurofuncional, en el que hemos incluido estimulación auditiva. Su córtex prefrontal ha ido conectándose adecuadamente, a la vez que el resto de su sistema nervioso central se organizaba como resultado de los ejercicios planificados y repetidos el número de veces adecuado.

Hoy, Elena es nuestra nueva y preciosa estrellita devuelta al mar. Nos cuentan que le va muy bien y que, este finde, la han invitado a dos cumpleaños. Enhorabuena, Elena!!!

Ya puedes disfrutar relajadamente de la vida que te corresponde. Llegarás lejos, todo lo lejos que te propongas.

1 Comment

  • Natalia marzo 28, 2016 - 12:06pm

    Gracias por devolvernos la esperanza cuando el colegio nos llevó a perderla. Nuestro hijo también ha mejorado muchísimo y nuestra vida tambien.