Nuestras técnicas

origenTecnicas

A finales de la década de los 50 del siglo pasado, el Dr Temple Fay neurólogo y neurocirujano de Filadelfia comenzó a investigar sobre las lesiones cerebrales. Hasta entonces se mantenía la idea de que una lesión cerebral, en cualquier grado, era irrecuperable siempre. Fay conoce a Glenn Doman, un fisioterapeuta dedicado a rehabilitar a lesionados cerebrales. Ambos se dan cuenta que sus trabajos por separado (neurocirugía y fisiotécnica) no conseguían los resultados esperados, se centraban solo en el síntoma. Observando a los bebés buscan encontrar como se realizan las distintas conexiones neuronales necesarias para su correcto desarrollo, perciben que los movimientos que realiza el bebé de manera involuntaria y repetitiva durante los primeros 14 meses de vida construyen los circuitos neuronales.

De todas estas investigaciones concluyeron que el cerebro (sano o lesionado) continúa creando sinapsis (conexiones) entre sus neuronas durante toda la vida. Es decir que, en contra de lo que se pensaba, la conexión entre las neuronas, que es lo que crea los circuitos de aprendizaje, continúan produciéndose siempre. 

Este descubrimiento fue una verdadera revolución y dio una inmensa esperanza a todos los lesionados cerebrales. Fay y Doman fundan los Institutos FAY para el Desarrollo del Potencial Humano en Filadelfia. A continuación, surgieron otras técnicas que fueron nutriéndose de este trabajo para dar respuesta a otras necesidades: