Disgrafía / Disortografía

Disgrafía / Disortografía

NiñoEl Trastorno de la expresión escrita se caracteriza por destrezas de escritura claramente inferiores al nivel que cabría esperar por la edad, capacidad intelectual y nivel educativo de la persona.

Entre sus componentes están la mala ortografía, los errores gramaticales y de puntuación y la mala escritura.

Disgrafía:

Trastorno de la escritura que afecta a la forma o al contenido y que la manifiestan niños que no presentan problemas intelectuales. Como características disgráficas se señalan dos tipos de síntomas relacionados. Los primeros, denominados signos secundarios globales, comprenden la postura inadecuada, soporte incorrecto del instrumento (lápiz, bolígrafo, etc.), mala presión del mismo o velocidad de escritura excesivamente rápida o lenta.

Los síntomas específicos se refieren a elementos del propio grafismo, como gran tamaño de las letras, letras inclinadas, deformes, excesivo espaciado entre letras o muy apiñadas, enlaces indebidos entre grafemas, letras irreconocibles y, en definitiva, texto de difícil comprensión.

Disortografía:

Se trata de una dificultad en la escritura cuya característica principal es un déficit específico y significativo de la ortografía, normalmente asociada a trastornos lectores.

Cuando la disortografía aparece sin que existan problemas de lectura asociados, se denomina trastorno específico de la ortografía.

La disortografía presenta distintos niveles de gravedad. El grado más leve se manifiesta por omisión o confusión de artículos, plurales, acentos o faltas de ortografía debido a desconocimiento o negligencia en las reglas gramaticales.

Se considera grave cuando existen dificultades relacionadas con la correspondencia fonema-grafema y aparecen errores de omisión, confusión y cambio de letras, sílabas, palabras, adiciones y sustituciones; así como errores ortográficos graves y reiterativos, que no se corresponden al nivel intelectual ni educacional de la persona.